Buscar

Etiqueta

poemas

La Vela

Imagen destacada: “Fuego Sanador y Limpiador, Cubriendome 1”  del artista plástico Nicolas de la Hoz

 

Un poema de Mijail Lermontov

Traducción y adaptación personal de Norberto Gómez Ramírez.

(Revisión de 02/11/2018).

 

 


 

 

Una vela blanca solitaria otea,

En lejano, inquietante, y brumoso mar…

¿Qué buscas marino en aguas ignotas?

¿por qué te alejaste del cielo natal?

Seguir leyendo “La Vela”

Tres poemas de Constantino Cavafis

Monotonía

A un día monótono sigue

otro monótono, idéntico. Ocurrirá

lo mismo, de nuevo volverá a ocurrir

instantes iguales nos encuentran y nos dejan. Seguir leyendo “Tres poemas de Constantino Cavafis”

Dos poemas de Sara de Ibáñez

 

No puedo

No puedo cerrar mis puertas
ni clausurar mis ventanas:
he de salir al camino
donde el mundo gira y clama,
he de salir al camino
a ver la muerte que pasa. Seguir leyendo “Dos poemas de Sara de Ibáñez”

Tres poemas de Juan Cunha*

Imagen destacada de Tutus Mobio

 

 

 

A mi espalda

El que fui vuelve llorando, y no hay manera
De aplacar su pena sola.
El que fui viene llorando: es sólo un niño
Que no puede con la tarde. Seguir leyendo “Tres poemas de Juan Cunha*”

Tres poemas de Alejandra Pizarnik*

Hijas del viento

 

Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencia,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo de tu llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan. Seguir leyendo “Tres poemas de Alejandra Pizarnik*”

Tres poemas de María Mercedes Carranza

I

 

Oda de amor

Una tarde que ya nunca olvidarás
llega a tu casa y se sienta a la mesa.
Poco a poco tendrá un lugar en cada habitación,
en las paredes y los muebles estarán sus huellas,
destenderá tu cama y ahuecará la almohada.
Los libros de la biblioteca, precioso tejido de años,
se acomodarán a su gusto y semejanza,
cambiarán de lugar las fotos,
otros ojos mirarán tus costumbres,
tu ir y venir entre paredes y abrazos
y serán distintos los ruidos cotidianos y los olores.
Cualquier tarde que ya nunca olvidarás
el que desbarató tu casa y habitó tus cosas
saldrá por la puerta sin decir adiós.
Deberás comenzar a hacer de nuevo la casa,
reacomodar los muebles, limpiar las paredes,
cambiar las cerraduras, romper los retratos,
barrerlo todo y seguir viviendo.
Seguir leyendo “Tres poemas de María Mercedes Carranza”

Dos poemas de María Zambrano

Imagen destacada: María Zambrano (Tomada de la Fundación Maria Zambrano)

 

El agua ensimismada*

Para Edison Simons

El agua ensimismada
piensa o sueña?
El árbol que se inclina buscando sus raíces,
el horizonte,
ese fuego intocado,
¿se piensan o se sueñan?
El mármol fue ave alguna vez;
el oro, llama;
el cristal, aire o lágrima.
¿Lloran su perdido aliento?
¿Acaso son memoria de sí mismos
y detenidos se contemplan ya para siempre?
Si tú te miras, ¿qué queda? Seguir leyendo “Dos poemas de María Zambrano”

Cuatro poemas de Emily Dickinson

Imagen destacada: Daguerrotipo de Emily Dickinson. (Archives and Special Collections del Amherst College)*

 

[X, Love]

¡Como si una pequeña flor del Ártico

desde la orilla polar,

fuera vagando a través de latitudes,

hasta llegar desde la perplejidad

a continentes de verano,

firmamentos de sol,

hacia extrañas, luminosas matas de flores,

y de pájaros de lenguas extranjeras!

Digo, como si esta pequeña flor

al Edén estuviese viajando-

¿Qué entonces? Por qué, nada, sólo

¡tu pensamiento entonces! Seguir leyendo “Cuatro poemas de Emily Dickinson”

Microgramas

Imagen destacada: Colibrí. Fotografía por Luis A. Gutierrez

 

Jorge Carrera Andrade (1902-1978) es para muchos el más notable poeta ecuatoriano del siglo XX. Leído y admirado por Gabriela Mistral, Pedro Salinas, Octavio Paz, y William Carlos Williams, entre otros, Carrera Andrade fue, en los años 20, la pata ecuatoriana de la vanguardia de América latina. Sobre todo a partir de la invención de sus singulares microgramas, definidos por Edwin Madrid como composiciones “que contienen el infinito” y que mucho le deben al haiku japonés, aunque están desprovistos de su solemnidad lírica. Seguir leyendo “Microgramas”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑