Buscar

Etiqueta

palabra

Los desnudos de Bonnard

Obra destacada: Nu à contre-jour, 1908, Pierre Bonard

 

Un poema de Raymond Carver

 

Su esposa.
Durante cuarenta años su modelo.
Él la pintó una y otra vez. El desnudo
de su último cuadro, es el mismo desnudo joven
del primer cuadro. Su esposa. Seguir leyendo “Los desnudos de Bonnard”

La historia de un caballo que era bien bonito (Texto y audio)

Pintura destacada de Felipe García, 2013

 

Un cuento de Aquiles Nazoa*

 

Yo conocí un caballo que se alimentaba de jardines.

Todos estábamos muy contentos con esa costumbre del caballo; y el caballo también porque como se alimentaba de jardines, cuando uno le miraba los ojos las cosas se veían de todos los colores en los ojos del caballo. Seguir leyendo “La historia de un caballo que era bien bonito (Texto y audio)”

Canto a mí mismo*

Un poema de Walt Whitman*

 

I

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.
Vago… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
par ver cómo crece la hierba del estío. Seguir leyendo “Canto a mí mismo*”

Encender una hoguera

Ilustración de Raúl Arias

 

Un cuento de Jack London*

 

 

Acababa de amanecer un día gris y frío, enormemente gris y frío, cuando el hombre abandonó la ruta principal del Yukón y trepó el alto terraplén por donde un sendero apenas visible y escasamente transitado se abría hacia el este entre bosques de gruesos abetos. La ladera era muy pronunciada, y al llegar a la cumbre el hombre se detuvo a cobrar aliento, disculpándose a sí mismo el descanso con el pretexto de mirar su reloj. Eran las nueve en punto. Aunque no había en el cielo una sola nube, no se veía el sol ni se vislumbraba siquiera su destello. Era un día despejado y, sin embargo, cubría la superficie de las cosas una especie de manto intangible, una melancolía sutil que oscurecía el ambiente, y se debía a la ausencia de sol. El hecho no le preocupaba. Estaba hecho a la ausencia de sol. Habían pasado ya muchos días desde que lo había visto por última vez, y sabía que habían de pasar muchos más antes de que su órbita alentadora asomara fugazmente por el horizonte para ocultarse prontamente a su vista en dirección al sur. Seguir leyendo “Encender una hoguera”

Tabaquería

Un poema de Fernando Pessoa (Álvaro de Campos)

 

 

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo. Seguir leyendo “Tabaquería”

Piedra de Sol

Imagen destacada: Dos amantes de Van Gogh

 

Por Octavio Paz*

 

Un sauce de cristal, un chopo de agua,
un alto surtidor que el viento arquea,
un árbol bien plantado mas danzante,
un caminar de río que se curva,
avanza, retrocede, da un rodeo
y llega siempre: Seguir leyendo “Piedra de Sol”

Buscando a Nicanor

Imagen destacada por Mario Ruiz / EFE

 

Por Leila Guerriero*

 

Es un hombre, pero podría ser otra cosa: una catástrofe, un rugido, el viento. Sentado en una butaca baja cubierta por una manta de lana, viste camisa de jean, un suéter beige que tiene varios agujeros, un pantalón de corderoy. A sus espaldas, una puerta vidriada separa la sala de un balcón en el que se ven dos sillas y, más allá, un terreno cubierto por arbustos. Después, el océano Pacífico, las olas que muerden rocas como corazones negros.1 Seguir leyendo “Buscando a Nicanor”

Sredni Vashtar

Ilustración tomada de internet. Autor desconocido

 

Un cuento de Saki*

 

Conradín tenía diez años y, según la opinión profesional del médico, el niño no viviría cinco años más. Seguir leyendo “Sredni Vashtar”

El Bajo Atrato

Imagen destacada del artista Alfredo Vivero

 

Un relato de Eduardo Cote Lamus

 

En Riosucio nos demoramos el tiempo necesario para almorzar y continuamos. Atrato abajo, hasta las Bocas. El caudal del río va aumentado metro a metro hasta convertirse en un lago que anda. Una bandada de mariposas de oro semejan un puñado de monedas lanzadas al aire por el Creador. Seguir leyendo “El Bajo Atrato”

(No quiero rosas, desde que haya rosas)

Un poema de Fernando Pessoa

Compilación y traducción de Carlos Ciro*

 

 

No quiero rosas, desde que haya rosas.

Las quiero cuando no las pueda haber.

¿Qué habré yo de hacer con cosas

que cualquier mano pueda coger? Seguir leyendo “(No quiero rosas, desde que haya rosas)”

La Vela

Imagen destacada: “Fuego Sanador y Limpiador, Cubriendome 1”  del artista plástico Nicolas de la Hoz

 

Un poema de Mijail Lermontov

Traducción y adaptación personal de Norberto Gómez Ramírez.

(Revisión de 02/11/2018).

 

 


 

 

Una vela blanca solitaria otea,

En lejano, inquietante, y brumoso mar…

¿Qué buscas marino en aguas ignotas?

¿por qué te alejaste del cielo natal?

Seguir leyendo “La Vela”

Un poema de Raúl Gómez Jattin

 

 

Si las nubes no anticipan en sus formas la historia de los hombres

Seguir leyendo “Un poema de Raúl Gómez Jattin”

La poesía según Borges (audio y texto)

La poesía, hace parte de una de las siete conferencias ofrecidas por el escritor argentino Jorge Luis Borges en el Teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires en 1977. Dichas conferencias están compiladas en el libro Siete Noches. Aquí en Desorbita publicamos el capitulo cinco, el cual trata sobre la poesía.  Seguir leyendo “La poesía según Borges (audio y texto)”

Un poema de Angelus Silesius

Imagen destacada: La niña de las rosas, Francisco Antonio Cano

 

 

La rosa es sin porqué

 

La rosa es sin porqué,

florece porque florece,

no tiene preocupación por si misma,

no desea ser vista. Seguir leyendo “Un poema de Angelus Silesius”

Un poema de Hafiz

No te aflijas

 

No te aflijas: la belleza volverá a regocijarte con tu gracia;

la celda de la tristeza se convertirá un día

en un jardín cercado lleno de rosas. Seguir leyendo “Un poema de Hafiz”

Pobres gentes

Imagen destacada: Sin pan y sin trabajo, Ernesto de la Cárcova

 

Un cuento de León Tolstoi*

 

En una choza, Juana, la mujer del pescador, se halla sentada junto a la ventana, remendando una vela vieja. Afuera aúlla el viento y las olas rugen, rompiéndose en la costa… La noche es fría y oscura, y el mar está tempestuoso; pero en la choza de los pescadores el ambiente es templado y acogedor. El suelo de tierra apisonada está cuidadosamente barrido; la estufa sigue encendida todavía; y los cacharros relucen, en el vasar. En la cama, tras de una cortina blanca, duermen cinco niños, arrullados por el bramido del mar agitado. El marido de Juana ha salido por la mañana, en su barca; y no ha vuelto todavía. La mujer oye el rugido de las olas y el aullar del viento, y tiene miedo. Seguir leyendo “Pobres gentes”

Tres poemas de Constantino Cavafis

Monotonía

A un día monótono sigue

otro monótono, idéntico. Ocurrirá

lo mismo, de nuevo volverá a ocurrir

instantes iguales nos encuentran y nos dejan. Seguir leyendo “Tres poemas de Constantino Cavafis”

El gran cambiazo

Imagen destacada: El retorno de lo que ya fue. Octavio Mendoza

 

Un cuento de Roald Dahl*

 

 

Había unas cuarenta personas en el cóctel que Jerry y Samantha daban aquella noche. Era la gente de siempre, la incomodidad de siempre, el horrible ruido de siempre. Los invitados tenían que apretujarse unos contra otros y hablar a gritos para hacerse oír. Muchos sonreían, mostrando unos dientes blancos y empastados. La mayoría de ellos tenía un cigarrillo en la mano izquierda y una copa en la derecha. Seguir leyendo “El gran cambiazo”

El diario de un loco

Imagen destacada: Lámina 1 test de Rorschach*

 

Por Lu Hsun**

 

Dos hermanos, cuyos nombres me callaré, fueron mis amigos íntimos en el liceo, pero después de una larga separación, perdí sus huellas. No hace mucho supe que uno de ellos estaba gravemente enfermo y, como iba de viaje hacia mi aldea natal, decidí hacer un rodeo para ir a verlo. Solo encontré en casa al primogénito, quien me dijo que era su hermano menor el que había estado mal. Seguir leyendo “El diario de un loco”

La muerte feliz de Alborada Almanza

Por Leonardo Padura Fuentes*

 

Alborada Almanza despertó suavemente con la sensación de que algo extraordinario iba a ocurrirle ese día. Apenas abrió los ojos, recibió la punzada de la premonición y trató de encontrar la causa de aquel alborozo que la embargaba después de otra mala noche, plagada como siempre de pesadillas calientes y en colores que ya ni se preocupaba por recordar. Seguir leyendo “La muerte feliz de Alborada Almanza”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑