Buscar

Etiqueta

letras

Los desnudos de Bonnard

Obra destacada: Nu à contre-jour, 1908, Pierre Bonard

 

Un poema de Raymond Carver

 

Su esposa.
Durante cuarenta años su modelo.
Él la pintó una y otra vez. El desnudo
de su último cuadro, es el mismo desnudo joven
del primer cuadro. Su esposa. Seguir leyendo “Los desnudos de Bonnard”

Anuncios

Precedentes de la Philips

Obra destacada: Quillebeuf, at the Mouth of Seine, de W.Turner*

 

 

Un poema de María Mercedes Carranza*

 

Como en los cuadros de Turner,

donde la luz piensa 

Octavio Paz

 

 

Las investigaciones de la Philips prueban

que la luz no la creó Dios en el primer

día.

Fue Turner –desvelado en una noche de

Venecia– el que dijo hágase la luz y

la luz fue hecha. En el principio Seguir leyendo “Precedentes de la Philips”

El barco ebrio

Un poema de Arthur Rimbaud*

 

 

1

 

Al descender a lo largo de ríos impasibles,
ya no me sentí guiado por los sirgadores:
hicieron blanco de ellos pieles rojas aullantes,
tras clavarlos desnudos a postes de colores.

Seguir leyendo “El barco ebrio”

Tres poemas de Pablo Antonio Cuadra

Obra destacada del artista Sergio Michilini. Pablo Antonio Cuadra, 2012, oleo sobre tela, cm.55×30

 

 

El nacimiento del sol

 

He inventado mundos nuevos.

He soñado noches construidas con sustancias inefables.

He fabricado astros radiantes, estrellas sutiles

en la proximidad de unos ojos entrecerrados.

 

Nunca, sin embargo,

repetiré aquel primer día cuando nuestros padres Seguir leyendo “Tres poemas de Pablo Antonio Cuadra”

Canto a mí mismo*

Un poema de Walt Whitman*

 

I

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.
Vago… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
par ver cómo crece la hierba del estío. Seguir leyendo “Canto a mí mismo*”

Piedra de Sol

Imagen destacada: Dos amantes de Van Gogh

 

Por Octavio Paz*

 

Un sauce de cristal, un chopo de agua,
un alto surtidor que el viento arquea,
un árbol bien plantado mas danzante,
un caminar de río que se curva,
avanza, retrocede, da un rodeo
y llega siempre: Seguir leyendo “Piedra de Sol”

Buscando a Nicanor

Imagen destacada por Mario Ruiz / EFE

 

Por Leila Guerriero*

 

Es un hombre, pero podría ser otra cosa: una catástrofe, un rugido, el viento. Sentado en una butaca baja cubierta por una manta de lana, viste camisa de jean, un suéter beige que tiene varios agujeros, un pantalón de corderoy. A sus espaldas, una puerta vidriada separa la sala de un balcón en el que se ven dos sillas y, más allá, un terreno cubierto por arbustos. Después, el océano Pacífico, las olas que muerden rocas como corazones negros.1 Seguir leyendo “Buscando a Nicanor”

El sueño de los insectos

Imagen destacada: Fotografia de un escarabajo amazonico por Levon Biss

 

Un microcuento de Álvaro Mutis

 

El sueño de los insectos está hecho de metales desconocidos que penetran en delgados taladros hasta el reino más oscuro de la geología. Seguir leyendo “El sueño de los insectos”

Que pase el aserrador…

Imagen destacada: Aserradores de Jean-Francois Millet

 

Un cuento de Jesus del Corral

 

Entre Antioquia y Sopetrán, en las orillas del río Cauca, estaba yo fundando una hacienda. Me acompañaba, en calidad de mayordomo, Simón Pérez, que era todo un hombre, pues ya tenía treinta años, y veinte de ellos los había pasado en lucha tenaz y bravía con la naturaleza, sin sufrir jamás grave derrota. Ni siquiera el paludismo había logrado hincarle el diente, a pesar de que Simón siempre anduvo entre zancudos y demás bichos agresivos. Seguir leyendo “Que pase el aserrador…”

Sredni Vashtar

Ilustración tomada de internet. Autor desconocido

 

Un cuento de Saki*

 

Conradín tenía diez años y, según la opinión profesional del médico, el niño no viviría cinco años más. Seguir leyendo “Sredni Vashtar”

El Bajo Atrato

Imagen destacada del artista Alfredo Vivero

 

Un relato de Eduardo Cote Lamus

 

En Riosucio nos demoramos el tiempo necesario para almorzar y continuamos. Atrato abajo, hasta las Bocas. El caudal del río va aumentado metro a metro hasta convertirse en un lago que anda. Una bandada de mariposas de oro semejan un puñado de monedas lanzadas al aire por el Creador. Seguir leyendo “El Bajo Atrato”

(No quiero rosas, desde que haya rosas)

Un poema de Fernando Pessoa

Compilación y traducción de Carlos Ciro*

 

 

No quiero rosas, desde que haya rosas.

Las quiero cuando no las pueda haber.

¿Qué habré yo de hacer con cosas

que cualquier mano pueda coger? Seguir leyendo “(No quiero rosas, desde que haya rosas)”

La poesía según Borges (audio y texto)

La poesía, hace parte de una de las siete conferencias ofrecidas por el escritor argentino Jorge Luis Borges en el Teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires en 1977. Dichas conferencias están compiladas en el libro Siete Noches. Aquí en Desorbita publicamos el capitulo cinco, el cual trata sobre la poesía.  Seguir leyendo “La poesía según Borges (audio y texto)”

Un poema de Angelus Silesius

Imagen destacada: La niña de las rosas, Francisco Antonio Cano

 

 

La rosa es sin porqué

 

La rosa es sin porqué,

florece porque florece,

no tiene preocupación por si misma,

no desea ser vista. Seguir leyendo “Un poema de Angelus Silesius”

Un poema de Hafiz

No te aflijas

 

No te aflijas: la belleza volverá a regocijarte con tu gracia;

la celda de la tristeza se convertirá un día

en un jardín cercado lleno de rosas. Seguir leyendo “Un poema de Hafiz”

El matrimonio del cielo y el infierno

Imagen destacada: Llamas de deseos furiosos, W.B

 

Por William Blake

 

Argumento

Rintrah ruge y sacude sus fuegos en el aire opresor.
Nubes hambrientas oscilan sobre el abismo.

Ayer sumiso, en el sendero peligroso
El hombre justo siguió su camino a través
Del valle de la muerte. Seguir leyendo “El matrimonio del cielo y el infierno”

Pierrot

Un cuento de Guy de Maupassant

 

La señora Lefèvre era una dama de pueblo. Era una viuda de esas medio campesinas, de cintas y sombreros aparatosos, que hablan con dureza y adoptan en público aires grandiosos; de esas que ocultan, bajo aspectos cómicos y expresivos, un alma de pretenciosa estúpida y esconden, bajo guantes de seda, sus inmensas manos rojas.

Seguir leyendo “Pierrot”

Ni era vaca ni era caballo*

Imagen destacada: Portada del libro Ni era vaca ni era caballo, Ediciones Ekaré

 

Por Miguel Ángel Jusayú*

 

En aquel día yo era pequeño. Era yo el único que estaba, no había en la casa otro muchacho conmigo. Mis familiares me querían mucho: mis abuelos y mis abuelas. Ellos no me tocaban ni me hacían nada, me acariciaban:“nene, nene” –me decían ellos. ¡Quién sabe qué edad tenía yo en aquellos días! Pues no había nadie que llevase la cuenta de la edad. Seguir leyendo “Ni era vaca ni era caballo*”

Chaco

Un cuento de Liliana Colanzi* 

 

Decía mi abuelo que cada palabra tiene su dueño y que una palabra justa hace temblar la tierra. La palabra es un rayo, un tigre, un vendaval, decía el viejo mirándome con rabia mientras se servía alcohol de farmacia, pero ay del que usa la palabra a la ligera. ¿Sabés qué pasa con los mentirosos?, decía. Yo quería olvidarme del abuelo mirando por la ventana a los suchas que daban vueltas en el inmundo cielo del pueblo. O le subía el volumen a la tele. La señal llegaba con interferencia, una explosión de puntitos. A veces eso era todo lo que veíamos en la tele: puntitos. ¿Sabés lo que le pasa al que miente?, insistía el abuelo, esquelético, amenazándome con el bastón: la palabra lo abandona, y al que se queda vacío cualquiera lo puede matar. Seguir leyendo “Chaco”

La ley de la vida

Imagen destacada: Nieve en Louveciennes, Alfred Sisley

 

Un cuente breve de Jack London

 

El viejo Koskoosh escuchaba ávidamente. Aunque no veía desde hacía mucho tiempo, aún tenía el oído muy fino, y el más ligero rumor penetraba hasta la inteligencia, despierta todavía, que se alojaba tras su arrugada frente, pese a que ya no la aplicara a las cosas del mundo. ¡Ah! Aquélla era Sit-cum-to-ha, que estaba riñendo con voz aguda a los perros mientras les ponía las correas entre puñetazos y puntapiés. Sit-cum-to-ha era la hija de su hija. En aquel momento estaba demasiado atareada para pensar en su achacoso abuelo, aquel viejo sentado en la nieve, solitario y desvalido. Había que levantar el campamento. El largo camino los esperaba y el breve día moría rápidamente. Ella escuchaba la llamada de la vida y la voz del deber, y no oía la de la muerte. Pero él tenía ya a la muerte muy cerca.

Seguir leyendo “La ley de la vida”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑