Buscar

Etiqueta

desorbita

Español: lengua mía*

Imagen destacada: Detalle de la obra Presencia de América Latina, 1956. Jorge González Camarena

 

 

Por Pablo Montoya 

 

Español, amantísima lengua que hablo desde niño y que hablaré cuando esté muriendo. Morada que he utilizado para formarme y deformarme. Para protegerme y arriesgarme. Para comprender la orfandad y la insignificancia. Consolación y loa de mi cuerpo. Garita de mi rebeldía. Recinto de mi honra y rampa de todas mis indignaciones. Seguir leyendo “Español: lengua mía*”

Anuncios

Mi padre, el inmigrante

Un poema de Vicente Gerbasi*

 

 

I

Venimos de la noche y hacia la noche vamos.
Atrás queda la tierra envuelta en sus vapores,
donde vive el almendro, el niño y el leopardo.
Atrás quedan los días, con lagos, nieves, renos,
con volcanes adustos, con selvas hechizadas
donde moran las sombras azules del espanto.
Atrás quedan las tumbas al pie de los cipreses,
solos en la tristeza de lejanas estrellas.
Atrás quedan las glorias como antorchas que apagan
ráfagas seculares. Seguir leyendo “Mi padre, el inmigrante”

El barco ebrio

Un poema de Arthur Rimbaud*

 

 

1

 

Al descender a lo largo de ríos impasibles,
ya no me sentí guiado por los sirgadores:
hicieron blanco de ellos pieles rojas aullantes,
tras clavarlos desnudos a postes de colores.

Seguir leyendo “El barco ebrio”

Canto a mí mismo*

Un poema de Walt Whitman*

 

I

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.
Vago… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
par ver cómo crece la hierba del estío. Seguir leyendo “Canto a mí mismo*”

Tabaquería

Un poema de Fernando Pessoa (Álvaro de Campos)

 

 

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo. Seguir leyendo “Tabaquería”

Piedra de Sol

Imagen destacada: Dos amantes de Van Gogh

 

Por Octavio Paz*

 

Un sauce de cristal, un chopo de agua,
un alto surtidor que el viento arquea,
un árbol bien plantado mas danzante,
un caminar de río que se curva,
avanza, retrocede, da un rodeo
y llega siempre: Seguir leyendo “Piedra de Sol”

Buscando a Nicanor

Imagen destacada por Mario Ruiz / EFE

 

Por Leila Guerriero*

 

Es un hombre, pero podría ser otra cosa: una catástrofe, un rugido, el viento. Sentado en una butaca baja cubierta por una manta de lana, viste camisa de jean, un suéter beige que tiene varios agujeros, un pantalón de corderoy. A sus espaldas, una puerta vidriada separa la sala de un balcón en el que se ven dos sillas y, más allá, un terreno cubierto por arbustos. Después, el océano Pacífico, las olas que muerden rocas como corazones negros.1 Seguir leyendo “Buscando a Nicanor”

El sueño de los insectos

Imagen destacada: Fotografia de un escarabajo amazonico por Levon Biss

 

Un microcuento de Álvaro Mutis

 

El sueño de los insectos está hecho de metales desconocidos que penetran en delgados taladros hasta el reino más oscuro de la geología. Seguir leyendo “El sueño de los insectos”

(No quiero rosas, desde que haya rosas)

Un poema de Fernando Pessoa

Compilación y traducción de Carlos Ciro*

 

 

No quiero rosas, desde que haya rosas.

Las quiero cuando no las pueda haber.

¿Qué habré yo de hacer con cosas

que cualquier mano pueda coger? Seguir leyendo “(No quiero rosas, desde que haya rosas)”

Yo digo Calarcá

Un poema de Luis Vidales

 

Yo digo Calarcá y el sueño viene,
lento el paso en el aire de la alcoba.
Cara de niño ausente el niño tiene
y el año 7 corre por la hora.

Y digo Calarcá y algo me sabe
a lulo y granadilla y dulumoca.
Y digo “Pescador”, y la quebrada
en mis corrientes años desemboca. Seguir leyendo “Yo digo Calarcá”

La Vela

Imagen destacada: “Fuego Sanador y Limpiador, Cubriendome 1”  del artista plástico Nicolas de la Hoz

 

Un poema de Mijail Lermontov

Traducción y adaptación personal de Norberto Gómez Ramírez.

(Revisión de 02/11/2018).

 

 


 

 

Una vela blanca solitaria otea,

En lejano, inquietante, y brumoso mar…

¿Qué buscas marino en aguas ignotas?

¿por qué te alejaste del cielo natal?

Seguir leyendo “La Vela”

Un poema de Raúl Gómez Jattin

 

 

Si las nubes no anticipan en sus formas la historia de los hombres

Seguir leyendo “Un poema de Raúl Gómez Jattin”

Tres poemas de Constantino Cavafis

Monotonía

A un día monótono sigue

otro monótono, idéntico. Ocurrirá

lo mismo, de nuevo volverá a ocurrir

instantes iguales nos encuentran y nos dejan. Seguir leyendo “Tres poemas de Constantino Cavafis”

El diario de un loco

Imagen destacada: Lámina 1 test de Rorschach*

 

Por Lu Hsun**

 

Dos hermanos, cuyos nombres me callaré, fueron mis amigos íntimos en el liceo, pero después de una larga separación, perdí sus huellas. No hace mucho supe que uno de ellos estaba gravemente enfermo y, como iba de viaje hacia mi aldea natal, decidí hacer un rodeo para ir a verlo. Solo encontré en casa al primogénito, quien me dijo que era su hermano menor el que había estado mal. Seguir leyendo “El diario de un loco”

Las vacas de quiviquinta

Obra destacada: Amamanto, Victoria Pareja

 

Un cuento de Francisco Rojas González*

 

Los perros de Quiviquinta tenían hambre; con el lomo corvo y la nariz
hincada en los baches de las callejas, el ojo alerta y el diente agresivo, iban los
perros de Quiviquinta; iban en manadas, gruñendo a la luna, ladrando al sol,
porque los perros de Quiviquinta tenían hambre…

 
Y también tenían hambre los hombres, las mujeres y los niños de
Quiviquinta, porque en las trojes se había agotado el grano, en los zarzos se
había consumido el queso y de los garabatos ya no colgaba ni un pingajo de
cecina…

Seguir leyendo “Las vacas de quiviquinta”

La Tona

Imagen destacada: Madre Otomí, Adolfo Quintero

 

Un cuento de Francisco Rojas González*

 

Crisanta descendía por la vereda que culebreaba entre los peñascos de la loma clavada entre la alde­huela y el río, de aquel río bronco al que tributaban los torrentes que, abriéndose paso entre jarales y yerbajos, se precipitaban arrastrando tras si costras de roble hurtadas al monte. Tendido en la hondo­nada, Tapijulapa, el pueblo de indios pastores. Las torrecillas de la capilla, patinadas de fervores y lamo­sas de años, perforaban la nube aprisionada entre los brazos de la cruz de hierro. Seguir leyendo “La Tona”

Pierrot

Un cuento de Guy de Maupassant

 

La señora Lefèvre era una dama de pueblo. Era una viuda de esas medio campesinas, de cintas y sombreros aparatosos, que hablan con dureza y adoptan en público aires grandiosos; de esas que ocultan, bajo aspectos cómicos y expresivos, un alma de pretenciosa estúpida y esconden, bajo guantes de seda, sus inmensas manos rojas.

Seguir leyendo “Pierrot”

Fragmento de Cartas a Estanislao

Por Fernando González Ochoa

 

En Sabaneta, Estanislao, por entre las cañadas de la Doctora, bajo los carboneros somníferos, la carne mía, cuarentona, resurge. La carne me sonríe y se me confunde con el espíritu. No hay antinomia; existe, cuando estamos enfermos, viejos, pues entonces creamos un mundo nuevo, para engañarnos. La carne, Estanislao, es el espíritu; son los instintos los que luchan, bregan, vencen, mueren y renacen, y son ellos los que, pervertidos y flacos, crean las ideas generales, el mundo mejor que éste de la tierra en donde tiemblan las espigas del Yaraguá. Seguir leyendo “Fragmento de Cartas a Estanislao”

Ciencia y tecnología para el futuro. Elementos para una propuesta.

Imagen destacada: El hombre. Santiago Ibañez

 

Por Carlos Eduardo Maldonado* · Fuente: Le Monde Diplomatique

 

No es posible que un país avance con vocación de cambio y aporte global, sin unas políticas claras y ambiciosas en ciencia y tecnología. ¿Cómo está en ello Colombia y qué debería hacer ahora y hacia el futuro inmediato? Seguir leyendo “Ciencia y tecnología para el futuro. Elementos para una propuesta.”

El niño horticultor*

Pablo González Casanova (compilador) – Cuentos Indígenas – Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas*

 


 

Se cuenta que ésta era una señora que tuvo un hijo. Cuando nació lloraba mucho, ni siquiera quería mamar, sólo estaba llorando. Su mamá empezó a registrarlo buscando qué podía dolerle y no encontró nada.

Entonces ordenó su mamá que se le preparase un atole blanco. En seguida se lo hicieron como había ordenado. Mientras preparaban lo que había de tomar el niño para contentarlo, pues lloraba mucho, la señora madre estaba inquieta. Tan pronto como se coció el atole blanco, en seguida corrió la criada a llevárselo para que lo tomase el niño. Empezaron con mimos para que lo tomase y no quiso; pensaron que quería que se lo endulzaran. “Que se le endulce” [ordenaron], y se lo endulzaron. Mas tampoco quiso tomarlo. Seguir leyendo “El niño horticultor*”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑