Buscar

Etiqueta

Cultura

De cómo se salvó Wang-Fo

Imagen destacada: Monte Fuji del artista Soga Shōhaku

Un cuento de Marguerite Yourcenar

El anciano pintor Wang-Fo y su discípulo Ling erraban a lo largo de los caminos del reino de Han.

Avanzaban lentamente ya que Wang-Fo se detenía en la noche para contemplar los astros y en el día para mirar a las libélulas. Iban poco cargados porque Wang-Fo prefería la imagen de las cosas a las propias cosas. Ningún objeto en el mundo le parecía digno de ser adquirido con excepción de pinceles, tarros de laca y tintas de china, rollos de seda y papel de arroz. Eran pobres porque Wang-Fo cambiaba sus pinturas por una ración de puré de mijo y despreciaba las piezas de plata. Su discípulo Ling, inclinado bajo el peso de una bolsa llena de apuntes, doblaba respetuosamente la espalda como si llevara la bóveda celeste, pues para él ese saco contenía montañas cubiertas de nieve, ríos en primavera y el rostro de la luna de verano.

Seguir leyendo “De cómo se salvó Wang-Fo”

Idilio

Imagen destacada: Caridad romana, Cimon y Pero (1618-1624) de Dirck van Baburen*

 

Un cuento de Guy de Maupassant**

 

 

El tren acababa de salir de Génova y se dirigía hacia Marsella, siguiendo las profundas ondulaciones de la larga costa rocosa, deslizándose como serpiente de hierro entre mar y montaña, reptando sobre playas de arena amarilla en las que el leve oleaje bordaba una lista de plata, y entrando bruscamente en las negras fauces de los túneles, lo mismo que entra una fiera en su cubil. Seguir leyendo “Idilio”

Figuras Infernales

Imagen destacada: Takiyasha la bruja y el espectro del esqueleto, de artista  Utagawa Kuniyoshi*

 

Un cuento de Ryûnosuke Akutagawa**

 

 

I

Difícilmente habrá existido otra persona como el señor de Horikawa, ni existirá en el futuro. De él se decía que antes de su nacimiento, en los sueños de su señora madre había aparecido el Matatejas [uno de los cinco Rajás, mensajero de la esotérica secta budista Shingon: tiene seis cabezas, seis manos y seis piernas; destruye el mal y protege el bien], lo que prueba que desde el comienzo de su vida le estuvo concedido ser muy diferente al común de las personas. Seguir leyendo “Figuras Infernales”

Himno a la Libertad

Un poema de Friedrich Hölderlin*

 

Ante las propias puertas del Orco canté a la alegría
y a las Sombras enseñé la embriaguez,
pues, favorecido entre tantos, apercibí
en todo su divinidad a mi diosa.
Como el piloto que tras oscura noche mira
al océano que se empurpura,
como los bienaventurados contemplando los bosques elíseos,
así te admiro yo, oh adorada maravilla. Seguir leyendo “Himno a la Libertad”

Los desnudos de Bonnard

Obra destacada: Nu à contre-jour, 1908, Pierre Bonard

 

Un poema de Raymond Carver

 

Su esposa.
Durante cuarenta años su modelo.
Él la pintó una y otra vez. El desnudo
de su último cuadro, es el mismo desnudo joven
del primer cuadro. Su esposa. Seguir leyendo “Los desnudos de Bonnard”

Precedentes de la Philips

Obra destacada: Quillebeuf, at the Mouth of Seine, de W.Turner*

 

 

Un poema de María Mercedes Carranza*

 

Como en los cuadros de Turner,

donde la luz piensa 

Octavio Paz

 

 

Las investigaciones de la Philips prueban

que la luz no la creó Dios en el primer

día.

Fue Turner –desvelado en una noche de

Venecia– el que dijo hágase la luz y

la luz fue hecha. En el principio Seguir leyendo “Precedentes de la Philips”

Español: lengua mía*

Imagen destacada: Detalle de la obra Presencia de América Latina, 1956. Jorge González Camarena

 

 

Por Pablo Montoya 

 

Español, amantísima lengua que hablo desde niño y que hablaré cuando esté muriendo. Morada que he utilizado para formarme y deformarme. Para protegerme y arriesgarme. Para comprender la orfandad y la insignificancia. Consolación y loa de mi cuerpo. Garita de mi rebeldía. Recinto de mi honra y rampa de todas mis indignaciones. Seguir leyendo “Español: lengua mía*”

Mi padre, el inmigrante

Un poema de Vicente Gerbasi*

 

 

I

Venimos de la noche y hacia la noche vamos.
Atrás queda la tierra envuelta en sus vapores,
donde vive el almendro, el niño y el leopardo.
Atrás quedan los días, con lagos, nieves, renos,
con volcanes adustos, con selvas hechizadas
donde moran las sombras azules del espanto.
Atrás quedan las tumbas al pie de los cipreses,
solos en la tristeza de lejanas estrellas.
Atrás quedan las glorias como antorchas que apagan
ráfagas seculares. Seguir leyendo “Mi padre, el inmigrante”

Restauración de la bóveda celeste

Un cuento de Lu Hsun*

 

 

I

Nü-wa se ha despertado sobresaltada. Acaba de tener un sueño espantoso, que no recuerda con mayor exactitud; llena de pena, tiene el sentimiento de algo que falta, pero también de algo que sobra. La excitante brisa lleva indolentemente la energía de Nü-wa para repartirla en el universo. Seguir leyendo “Restauración de la bóveda celeste”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑