Lectura de la poeta Lina Trujillo en el cierre del 26º Festival Internacional de Poesía de Medellín.

Video por Desorbita

Lina Trujillo nació en Medellín en 1994. Es poeta, artista, estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana. Apasionada por las ciencias, la filosofía y las artes, ha emprendido un camino en el cual desea inspirar a todos sus lectores a crear mundos de libertad para sí mismos, mediante la admiración de las pequeñas cosas y la libre expresión del pensamiento. En su poesía, resalta lo costumbrista, las ciencias naturales y el carácter reflexivo inspirado en sus experiencias y las que ha podido conocer mediante sus estudios periodísticos. (http://www.festivaldepoesiademedellin.org)

 


 

Tres poemas de Lina Trujillo

 

El Vendaval

El viento cálido
antes de la tormenta
es caricia a mis cabellos
como si las mismas nubes
amar pudieran.

Truena,
Es el corazón del campesino
Que retumba entre las montañas
como si chocara una ola
contra las duras rocas de Malpelo.

La lluvia,
se desata,
es el carrito de rodillos
que baja por la calle empinada
hacia el valle,
y lleva atados cachivaches,
el reblujo mental se resignifica,
se crea música
del resonar de la madera.

Las estrellas,
están en la tierra,
es Yesenia vestida de lentejuelas,
el taxista admira enamorado en el silencio
y continúa su trayecto como si se tratase
de la aparición divina de lo que es,
sinfonía del amor
realiza
el sonido del claxon en corcheas.

La granizada
es jugarreta,
con los trozos de hielo y su sabor,
es lanzarlos y barrerlos del corredor
mientras el niño observa el tapete blanco de ellos
formado sobre las terrazas,
como si se diera cuenta
de su propia existencia
y se preguntara el porqué.

Agosto
es veleta,
salir al parque o a la montaña para elevar cometas
y ver algunas tan enormes que en los árboles se estrellan
pero ver como se aleja fundiéndose en el cielo refulgente
la más sencilla de todas ellas.

Vos
Sos naturaleza
Sos el grito, sos la risa y la nobleza.

Vos
Sos yo misma
Escuchándo las palabras
del vendaval sobre nuestras cabezas.

 

 

***

 

Verum Lumen

 

“Aquel que viene a mí

no padecerá más hambre”

Y todos dentro de la iglesia

asintieron

automáticamente,

 

Y al pie de la entrada

un ciego mendigaba

con su camisilla rasgada

¡Hossana! ¡Hossana!

¡Hossana! los ángeles cantan.

 

Y sin más qué hacer allí

los fieles se dirigieron hacia la salida,

pasaron rápidamente por su lado,

huyendo de miedo al ver en su cara

la cara de su propia miseria.

 

 

***

 

Soledad

 

El agua tiembla en la mesa

repleta de gente

moviéndose.

Escucho el hielo chocar

Trac…..trac…

 

Palabras que no he aprendido

Súbitamente

me atraviesan como sables

Trac….trac…

 

Puedo no comprender

Entre tanta gente.

Oigo

Sin entender

Pensamientos invisibles.

 

El mundo es canica

Y lo escucho chocar con otros

Trac….Trac..


 

 

hermosi

Más de Lina Trujillo: http://ow.ly/IAef3010E0V

Anuncios