Imagen destacada del artista plástico Walter Tello

 

Texto por Luis A. Gutierrez

 

     1

El país se desangra en el campo; a las ciudades llega parte de estas desgracias por las pantallas, en la comodidad de nuestras casas. Preferimos pasar a otros temas, quizá no tan dolorosos, pues esa guerra ocurre lejos de casa, allá en el campo, donde “los otros se matan sin razón”. “Pobres miserables, desgraciados, ¿es que acaso no piensan civilizarse? son bárbaros!”, reflexiona alguien mientras lee el diario en el diván de su sala.

 

     2

Esperanza o desesperanza. Se cerro la primera luz hacia la paz, ¿Adonde seguimos?, ¿por qué camino debemos continuar?. La violencia y la ceguera van de la mano en un país indolente, un país que en el fondo celebra su perversidad. ¿Es la esperanza una loca masoquista?, si es así que vivan los locos!; despacito, despacito nos vamos matando.

 

     3

Un día mas de guerra es una tragedia para quienes viven inmersos en ella. ¿te has puesto a pensar, tú indolente, que seria si fueran tus hijos los que estuvieran en la guerra?, ¿qué fuera de tu vida si tuvieras que mendigar un pedazo de pan?.

 

     4

No promulgues la paz si odias a tu contrario, no promulgues la guerra si no sabes lo que es. No reces a dios si te carcome el odio ni invoques tu salvación que ya estas podrido.

 

     5

Mesiánicos inquisidores no contaminen con su presencia, con su palabra, con sus actos… no ven que el odio es un cáncer que nos carcome.

 

     6

No le corras a la libertad, amigo, no le huyas. Sé que esta lejos, muy lejos, y quizá ni lleguemos. Divagamos sin rumbo en “la tierra prometida”. Nada sabríamos de otros universos y otras latitudes si no caminamos con humilde respeto los senderos de la palabra, el diálogo, el arte, la ciencia. No te fíes de la sagrada escritura, esta escrita con sangre. Sueña viviendo la realidad presente, o piérdete en el infinito, quizá allá estés más cerca de la locura, tu amiga la esperanza.

 

 


 

Acerca del autor: Creador de este blog.

Anuncios