Lectura de la poeta Aicha Bassry en el 26º Festival Internacional de Poesía de Medellín.

Video por Desorbita

Aicha Bassry nació en Settat, Marruecos, en 1960. Se licenció en Letras y Lengua árabe en la Universidad de Mohamed V de Rabat. Trabaja como profesora de lengua árabe en Casablanca. Es miembro de la Casa de la Poesía de Casablanca y pertenece a la Unión de Escritores de Marruecos. Ha publicado artículos sobre artes plásticas en Marruecos, así como poemas en diferentes periódicos nacionales e internacionales. Algunos de sus poemas han sido traducidos al castellano, (Ediciones Alfar), catalán, turco, italiano y francés. Ha participado en varios festivales de poesía en Marruecos (Festival de la Poesía Mediterránea, 2001), en España, (Semana de la Poesía de Barcelona, 2002, Palma de Mallorca, 2004), en Egipto (Escritura y Mujer, 2002; Salón Internacional del Libro 2005), en Francia (Festival de Poesía, Tombent, 2005) y Jordania (Festival la Cultura y de las Artes, Jerash, 2005). Sobre su estilo dice el crítico y poeta Abdellatif Laabi en una crítica a su primer poemario: “No oculta (Aicha Bassry) lo que la moviliza antes que nada: el continente inexplorado de su amor, la guerra declarada o larvada de los sexos, la dignidad que las mujeres han de conquistar. Lo hace a la manera de una sutil batiente y no vacila en colocar trampas en una u otra protagonista de los juegos peligrosos de la posesión, convocándolas también a romper el capullo de su identidad para liberar la crisálida de una nueva relación humana”.

Ha publicado los libros: Tardes, 2001; Insomnio de los ángeles, 2003; Un balcón a oscuras, 2004; Noche frágil, 2007; El dialogo de la chimenea: cuadros del artista Abdellah Al Hariri, 2009; Mi amigo el otoño. Cuadros del artista Moa Bennani, 2009; La soledad del pájaro, 2010; Noches de seda, 2013; Las nadadoras en la sed, 2015.  (http://www.festivaldepoesiademedellin.org)

 


 

Dos poemas de Aicha Bassry

 

Tolerancia en colores 

(A mi hija)

 

 

Si llega la primavera

Y te cautivan los colores para que pintes un cuadro,

Que sea un cielo azul brillante

Sin una nube.

 

Con un toque de pincel, abre un hueco de luz

Para que pase un rayo de certeza a tu pequeño corazón:

No hay barreras entre los niños y las palabras de Dios.

 

Si pintas pájaros volando,

Que sea una bandada,

Para que no pase ningún avión bombardeando

Hospitales o casas habitadas.

 

Si pintas un sol,

Insiste sobre el amarillo ardiente,

Para que el calor alcance las lejanas cabañas

Allí al borde del río.

 

Si llega la primavera,

Te cautivan los colores,

Y pintas un hogar con chimenea

Y elegantes cortinas,

Que sean sus ventanas abiertas sobre la mar:

Sólo el olor del mar purifica las almas contaminadas

Sólo las olas limpian

Los pecados del hombre.

Sobre la puerta,

Pon una media luna, una estrella y una cruz

Para que no dude un transeúnte

En llamar a la puerta de tu corazón.

 

Si llega la primavera,

Te cautivan los colores

Y pintas un jardín para la casa

Y una niña con trenzas rojas

Jugando entre viveros de rosas,

Cércalos con alambre

Para que no la engañe el lobo.

Sobre el tendedero, cuelga un pañuelo blanco

Para que no se declare la guerra entre los colores de tu cuadro.

 

Si pintas una mariposa bailando entre flores,

Que sean sus alas de plata

Y su baile signo de humildad hacia la hierba

Y no adoración a la luz.

 

Si pintas un á rbol,

Que sea de un verde denso

Y bien enraizado

Para que no lo arranque un viento pasajero.

 

Si pintas un río,

Que sea de azul claro

Y desemboque en el mar y no en una alberca.

 

Si llega la primavera

Y no encuentras una madre,

Pinta en un rincón del cuadro

Viveros de claveles y jazmines:

Aquellos eran tu madre.

 

Si llega la primavera

Y te cautivan los colores para que pintes un cuadro,

Que sea con colores brillantes,

Un cuadro acogedor tal como tu corazón,

Sin marco

Para que quepa el mundo entero.

 

*

 

Consejos para amar a las mujeres

 

 

Conviérteme en amuleto de tu pecho.

Te protegeré del pecado.

Silencia tu lengua. Habla con el corazón.

Se te revelarán mis secretos.

Tómame como soy, una mujer.

te devolveré a tus orígenes,

a tus raíces,

a las aguas de tu esencia.

Persigue mi perfume.

Ten paciencia ante mis enigmas.

¡cuántos hombre antes de ti

Sondearon los secretos de una mujer!

Sé el néctar que irriga mis raíces.Poda lo sobrante de mis ramas:

Me abriré, flor eterna, en tus palmas.

Píntame: sombra de tus nubes,

lloveré de pudor

cada vez que tu aliento me roce.

Acumúlame: lágrima en tus párpados,

fluiré cuando el árbol de tu tristeza florezca.

Escóndeme como contraseña en tus líneas,

como un grano de fragancia en tu tinta,

memoriza mi nombre,mantenlo secreto:

el poeta que revela el nombre de su amada

anuncia la muerte del poema.

No te fíes de la miel que fluye de mis labios:

dolor para tus heridas son sus gotas.

Antaño, capturé mi rostro en el espejo del río,

me cautivé de mi hermosura y te amé,

eres el hijo de la abundancia de mi deseo.

¡Ten cuidado!

Si dejarías resbalar de tus mi fragilidad,

sería tu eterno sufrimiento.

 


 

Traducciones de Abdellatif Zennan

*Poemas tomado de Festival Internacional de Poesía de Medellín

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios