Lectura del poeta Ashur Etwebi (Libia) en la inauguración del Festival Internacional de Poesía de Medellín. Sábado 18 de junio en el Parque de Los Deseos

Video por Desorbita

Ashur Etwebi (Libia), es poeta, traductor, narrador, gestor cultural y médico.
Ha publicado nueve libros de poesía, siete libros de traducción y una novela. Una selección de su obra traducida por Brenda Hillman y Dialla Haidar, fue publicada en Estados Unidos en 2011
Organizó el primer Festival Internacional de Trípoli, en 2002, y el Festival de Poesía y ciudades, que recorrió el Sahara y las montañas Nafusa, en 2014. Fundo la editorial Sociedad Arknu, igualmente tres festivales internacionales de música en Trípoli. Después de que las milicias islamistas quemaran su casa, tomó refugio en Noruega. (http://www.festivaldepoesiademedellin.org )

 

 

Poesía y música

 

por Ashur Etwebi

Especial para Prometeo
Traducción de Arturo Fuentes

 

Me importó la música mucho antes de importarme la literatura“.
James Merrill

A mis 11 años, yo era particularmente afecto a lo que solíamos llamar la edición callejera de Las mil y una noches, la cual era explícitamente erótica. También me gustaba leer otro libro: Kitab Al-Aghani (el libro de las canciones), un libro enorme, compuesto de 25 volúmenes y más de 6.000 páginas.

Aquellos libros abrieron ampliamente la puerta para mí, para darme cuenta luego, después de muchos años, y tras atravesar muchos altibajos literarios, que hay una fuerte conexión entre literatura y música, alma humana y música, y que la simple naturaleza de la existencia depende directa o indirectamente de la música.

Pero la forma de literatura que puede ser conectada más con la música es la poesía.  Por muchos siglos la innovadora escritura que rima, fue considerada un trabajo de arte y poética. Algunos críticos hablarán sobre la música interior en el poema, y que si le quitas la música, la poesía desaparece. Es obvio para mí que la música es un camino para comprender la poesía y que puede ser incluso el origen de la poesía.

“Traté de escribir poemas como las canciones que cantaban en la Calle Séptima” Langston Hughes.

Una tarde a mediados de los setentas, solitario, escuchando un casete con música de Ravi Shankar en Trípoli, empecé a padecer un ataque y tuve que apagar la música, me di cuenta que había tenido un ataque epiléptico musical. Que ocurrió en una segunda ocasión sólo mientras escuchaba a Sami Shawa tocar violín. Por muchos años, fue un ritual para mí escribir mientras escuchaba mi música favorita, una larga lista del mundo entero.

Mi tercer libro de poemas lleva el título Río de música, en el cual todos los poemas están directamente conectados con la música: Charlie Parker, Charles Mingus, Nina Simone, Beethoven, Mozart, Ravel, Awad Toukhi, Khedr Bashir, Salam Gadri y muchos otros.

Música y poesía hacen a la guerra tan frágil e inofensiva…

Esto es lo que descubrí durante la guerra civil en Libia, del 2011 hasta ahora. Estos dos grandes elementos universales pueden hacer la vida soportable y que ser un ser humano honorable valga la pena.


Texto tomado de Festival Internacional de Poesía de Medellín

Anuncios