por Desorbita

Un documental que todo aquel que goce con el buen cine debe ver, La sal de la tierra, que narra la vida y obra del fotógrafo brasilero Sebastião Salgado. Dirigida por su hijo Juliano Ribeiro Salgado y el director alemán Wim Wenders.

“Todo el mundo debería ver estas imágenes” afirma Sebastião al tiempo que narra las historias tras la serie de fotografías del éxodo, que revelan la “profundidad oscura de los seres humanos”: los masivos desplazamientos de poblaciones enteras en diferentes países de África y Europa a causa de las barbaries de la guerra.

De alguna manera, esta producción resume la historia reciente de una parte del mundo, capturada en imágenes desgarradoras, testimonio fidedigno de lo que ha sido nuestra especie. Sin embargo, hay esperanza, el documental –al igual que la vida– revierte este oscuro presagio, y lejos de dejar a la vida sin sentido, da fe de cambio, anhelo de un mejor porvenir.

Destacamos, por su parte, como nos enseña éste osado e inagotable viajero, además de una visión cercana del ser humano, un recorrido en imágenes por los parajes más inhóspitos a lo largo y ancho del planeta. También nos acerca a su propio ser y al de su entorno familiar.

Por último, el documental resalta las capacidades de entrega y el amor que le podemos dar a un oficio y, a pesar de todo, al ser humano. Es en síntesis, un elogio al trabajo y a la vida. Así lo afirma WimWenders, “[…] al fin y al cabo, las personas somos la sal de la tierra”.

 

Trailer:

La sal de la tierra

Anuncios